miércoles, 17 de octubre de 2007

UNIDAD 1
GÉNESIS Y EVOLUCIÓN DE LA SOCIEDAD HUMANA

Estimado alumno, comprender que la sociedad humana responde a una organización natural y necesaria para la sobrevivencia como especie y como individuo, es un acto importante para tu experiencia social local, nacional y mundial. No veas la historia de la sociedad como algo lejano o ajeno a tu presente, porque estos principios gregarios y afectivos de la conducta humana forman parte de lo que somos como especie. Las lecturas elegidas para esta unidad te darán una visión de este proceso humano.
Las lecturas 1 y 2 refieren a las teorías evolucionista y teológica-espiritualista. La primera, surge del intento de explicar con criterio científico el surgimiento del ser humano, y la segunda, explica, desde la religiosidad cristiana, la aparición del ser humano como una obra divina.


LECTURA Nº 1: EL MISTERIO DEL ORIGEN DEL HOMBRE


Fragmentos tomados con fines instruccionales de:

Reverte C.,J. El misterio del origen del hombre. [Documento en línea]. Disponible: http://www.ucm.es/info/museoafc/loscriminales/evolucion/la%20evolucion.htm. [Consulta: 2007, enero 10].








Todas las religiones, tanto las que tienen sólo tradición oral como aquéllas que la han recogido en libros, muestran una preocupación común por el origen del hombre y de la vida sobre la Tierra. Todas tienen mitos creacionales por los que un Ser Supremo creó el universo y al hombre. El hombre reflexivo ha buscado siempre una explicación a este misterio.
Desde los orígenes de nuestra cultura occidental, griegos, romanos, árabes, han buscado explicaciones racionales a los enigmas del origen del universo y del Hombre. Ya en Aristóteles se pueden ver con claridad los esbozos de la Teoría de la Evolución de las especies. Ibn Khaldoun escribía que "el nivel humano se alcanza a partir del mundo de los monos".
James Ussher, arzobispo de Armegh, el año 1650, interpretando al pie de la letra el relato bíblico del Génesis, señaló que la Tierra había sido creada el año 4004 a. de J.C.
Por su parte John Leghtfoot, Vicerrector de la Universidad de Cambridge concreta más y dice que fue ese mismo año, a las 9 en punto de la mañana del 23 de octubre.
George Louis Leclerc, Conde de Buffon (1707-1778), en su "Histoire Naturelle" emitió ya una teoría sobre la formación y evolución del Universo, planteando el problema del transformismo de las especies e integrando la especie humana en las especies animales.
Boucher de Perthes, estudiando las graveras de Merchencourt, encontró fósiles de animales de especies desaparecidas asociados con armas líticas de lo que dedujo la contemporaneidad del hombre con aquellos animales y por lo tanto la gran antigüedad del hombre, negada por muchos. Publicó sus resultados e ideas en la obra "Antiquités céltiques et antédiluviennes" (1849). A partir de entonces, comienzan los hallazgos de fósiles humanos que la obra de Darwin impulsaría más tarde.
Charles Lyell con sus estudios geológicos condensados en su obra "Geological evidences of the Antiquity of Man", demostró que la antigüedad de la Tierra era mucho mayor que la supuesta por Ussher y Leghtfoot. Con Lartet y Christy son los pioneros de la Paleontología Humana que ya había iniciado Georges Cuvier.
Los trabajos de Buffon, Linneo y Lamarck, basándose en la adecuada clasificación de animales y plantas, demostraron que existe una correlación evidente entre diferentes especies.
Jean Baptiste de Lamarck (1744-1829), el gran zoólogo francés en su "Philosophie zoologique" (1809), es el primero que propone una Teoría de la Evolución, 50 años antes que Darwin, señalando que "los seres más simples han dado origen a los demás". Consideraba que los caracteres adquiridos podían transmitirse por herencia y que la función crea el órgano. Percibió claramente que toda vida es el producto de cambios evolutivos y que la diversidad de vida es el resultado de la adaptación. La mayor objeción que se ha hecho a Lamarck es que no hay un camino conocido por el cual las células somáticas puedan pasar características a las células reproductoras. Erasmo Darwin, abuelo de Charles Darwin,compartía estas mismas ideas.
Alfred Russell Wallace y Charles Darwin (1809-1882), por caminos distintos, llegan a la misma idea en 1858: la evolución biológica de las especies por medio de la selección natural. Se basan en la mayor probabilidad de supervivencia y reproducción de los más aptos y en la tendencia natural hacia la variación (aún no se conocían las leyes de la herencia de Mendel ni lo que eran genes o mutaciones). Sería años más tarde cuando Gregorio Mendel (1822-1889) descubrió, en 1865, el secreto de la herencia aunque sus trabajos quedaron desconocidos hasta el año 1900.
En su tiempo, la notable obra de Charles Darwin "On the origin of Species by means of Natural Selection", resultado de sus observaciones, durante el viaje que realizó alrededor del mundo a bordo del "Beagle" y posteriormente "The descent of Man", fueron fuertemente influidas por su propio abuelo Erasmo Darwin, por el geólogo Charles Lyell, Herbert Spencer y Thomas Malthus. Variación y Selección son las dos proposiciones principales de Darwin.
Las teorías de Darwin ocasionaron fuertes polémicas, que aún no se han extinguido. Como señala G.R. Taylor: "La razón de que las ideas de Darwin causaran semejante conmoción cuando se anunciaron por vez primera, fue que presentaban al mundo viviente como un mundo de azar, gobernado por fuerzas materiales en lugar de presentarlo como un mundo gobernado por un plan divino. Substituía la necesidad por el azar". Y dice el mismo autor: "La idea de que vivimos en un mundo fortuito, sin sentido, tiene algo de repelente".
Karl Popper declaró que "el darwinismo no es una teoría científica, puesto que nunca puede ser demostrada o rebatida; no podemos volver al pasado para ver lo que realmente ocurrió...Ni Darwin ni ningún darwiniano ha dado hasta ahora ninguna verdadera explicación causal de la evolución adaptativa de un solo organismo o un solo órgano determinado. Todo lo que se ha demostrado es...que no es lógicamente imposible".
Hay algo más que la mutación casual que interviene en la evolución...Hay algo más que no es capaz de explicar el darwinismo ni el neodarwinismo.
Los neolamarckistas, como Grassé en su obra "L'évolution du vivant", dicen que el ser vivo es quien lleva en sí mismo su fuerza evolutiva y Wintrebert en "Le vivant créateur de son évolution", se acerca de nuevo a las teorías de Lamarck negando el azar y afirmando que la evolución obedece a una necesidad, cuyo origen es aún desconocido.
La evolución del individuo se denomina ontogenia y el desarrollo histórico de grupos de organismos se remite a la filogenia.
Thomas Hunt Morgan (1866-1945) y sus colaboradores serían quienes desvelarían nuestros conocimientos actuales sobre los mecanismos de la herencia biológica y cómo el desarrollo de los individuos está bajo el control de reguladores hereditarios llamados genes, organizados en unidades más complejas llamadas cromosomas.
El testimonio fósil de la evolución humana se ha buscado incesantemente hace más de un siglo. Un hilo evolutivo puede así seguirse desde la musaraña arbórea, pasando por el Ramapithecus, primer homínido formado (África, India, hace 10 a 14 millones de años), el Australopithecus, grupo mejor conocido, cuyo cerebro llegaba hasta los 500 cc de volumen, con cara grande y pesada y dientes humanos como el Paranthropus, A. Robustus, A. Africanus, A. Boisei, A. Habilis, que produce los primeros útiles de piedra, el Cráneo 1470 de Tanzania con 800 cc de volumen. Todos vivieron entre 5.5 y 1.5 millones de años.
Sigue el Homo Erectus (África, Europa, China, Java, hace un millón a 300.000 años), fabricante de utensilios de madera y piedra, con cerebros de 750 a 1225 cc, la frente huidiza, torus supraorbitario, con menos hocico, pero prógnatas, mentón reducido, eran grandes cazadores, vivían en grupos en cuevas o estructuras que fabricaban con ramas, utilizaban el fuego para calentarse o cocinar, probablemente eran caníbales especialmente con apetencia por el cerebro (quizás, una comida ritual) y tenían ideas religiosas rudimentarias.
Luego, aparecen los Neanderthales (300.000 a 400.000 años) de pequeña talla, fuerte musculatura, cráneos grandes de 1200 a 1500 cc. Presentan aún prognatismo y fuertes protuberancias supraorbitarias, dientes como los del hombre actual y mentón más retraído. Eran grandes cazadores, tenían ideas religiosas y creencia en un más allá que manifiestan en sus ritos funerarios. Realizaban prácticas caníbales; sabían amputar extremidades y cuidaban de sus ancianos desvalidos.
Hasta llegar así al Hombre de Cromagnon, al Homo Sapiens
En la aparición del hombre y su proceso evolutivo físico, hay dos momentos decisivos: la bipedestación y la inteligencia reflexiva. Ambos pudieron estar interrelacionados y son los que establecen las diferencias con otros seres que se les parecen.
Nosotros, hoy día, sólo podemos estudiar indirectamente la aparición de esa inteligencia por los estudios del Registro Fósil. La aparición de útiles manufacturados, las señales de haber hecho fuego y hogares, las señales de haber enterrado a sus muertos con ritos evidentemente religiosos, que llevan a pensar en sus creencias en el más allá. El estudio de los fósiles permite determinar el volumen creciente del cerebro y su complejidad. Las modificaciones de la estructura esquelética, desde la braquiación al bipedalismo, así como la retracción del esplacnocráneo, la desaparición consiguiente del hocico, a expensas de la globularización del neurocráneo, la disminución de los caninos hasta confundirse con premolares, la forma de la mano y su liberación al caminar sobre las extremidades inferiores, son señales de la evolución del hombre. Los restos hallados en cuevas nos hablan de su vida cotidiana; en fin, todo un proceso evolutivo hacia la hominización, a partir de eslabones desde los primeros primates, donde los elementos se combinan en sus fases de progreso y avance hacia el hombre actual.
Todavía estamos muy lejos de poder demostrar muchas de estas etapas que precedieron a la aparición del Homo Sapiens a partir de un lejano primate, ya que cuanto más nos alejamos hacia atrás en el tiempo, menor es el número de individuos que componían cada paso evolutivo y, por lo tanto, difícil o casi imposible rellenar los grandes vacíos del Registro Fósil. Además no es fácil adaptarse a un concepto del tiempo que se mide en millones de años y que se sale de las dimensiones en las que podemos movernos. Es, sin embargo, la única forma de poder comprender estos cambios evolutivos que han sido sumamente lentos, lentísimos, pero continuos. Si pudiéramos ver la película entera de la evolución proyectada a cámara rápida, nos daríamos cuenta de estos cambios. Estamos hablando de dimensiones del tiempo del orden de 60 a 50.000.000 de años, cuando debió comenzar el lentísimo proceso que no se hace patente hasta hace 15.000.000 de años.
Se ha discutido mucho la idea de que la teoría de la evolución podía estar en oposición con la existencia de Dios y la creación del hombre, nada más lejos de esto. Baste con pensar que la dimensión en que nos movemos es muy distinta a la escala de la Creación. La razón y la fe no se oponen la una a la otra. Hombres extraordinarios como el Abate Moreux, el Abate Breuil, el P. Teilhard de Chardin han visto claramente en este tema.
No todos los homínidos se hominizaron. Uno o una pareja sí lo hicieron. En ellos se produjo la mutación genética, el cambio que dio origen a la rama del hombre actual.
Hoy, que se está estudiando a marchas forzadas el genoma, probablemente estamos en un camino que llegará algún día a poner ante nuestros ojos, por otra vía distinta a la del Registro Fósil tan incompleto y salteado, las etapas evolutivas que nos han precedido. Será como ir viendo la evolución hacia atrás, hasta demostrar lo que ya parece evidente: "Todos los seres vivientes tienen un origen común".
"El hombre, como decía Teilhard de Chardin, es una parte de la vida y es incluso la parte más característica, la más polar, la más viva de la vida.La vida con sus dos series de propiedades únicas: unas externas (asimilación, reproducción) y otras internas (interiorización, psiquismo)."
Dice Taylor: "En todo el mundo hay un reconocimiento cada vez mayor de que la vida es más compleja, e incluso más misteriosa de lo que suponíamos. La idea de que es probable que algunas cosas no lleguen a entenderse nunca, ya no parece tan aterradora como antes. Como no es imposible admitir que actúen en el Universo fuerzas de las que apenas tenemos alguna sospecha. Ese es un paso hacia la liberación de la mente humana que está cargado de promesas".

1 comentario:

gabymar dijo...

Buenas tardes profe!!! ya tengo en mis manos las guias que estan publicadas aqui, mi pregunta es si tenemos que estudiarnos todo o son por partes??? si puede dejeme la respuesta aqui yo revisare el blog mañana...! que tenga un execelente dia!!!